Browse By

Medios de desinformación, por Rosa María Calaf

Medios de Desinformación Rosa María Calaf

Rosa María Calaf nos explica perfectamente la situación actual de los medios de información en este vídeo (al final del artículo), que más bien deberían llamarse de desinformación ya que en vez de servir al bien común, son negocios que sirven a los mercados jugando un papel clave para la dominación de la gente por parte de unos pocos promoviendo el pensamiento único.

Rosa María Calaf es una periodista jubilada que fue la corresponsal de TVE, en ciudades como Moscú, Buenos Aires, Nueva York, roma, Viena, Hong Kong o Pekín.

Medios de desinformación

Hay que desconfiar mucho de los medios convencionales porque van alineado con la cultura del pensamiento único que impregna todo, desde las escuelas, la cultura, los medios… Es un poco lo que dice Chomsky: No cuentan lo que hay que contar, hay muchos silencios hay que hacer una dieta de medios, y mirar la información que recibimos, preguntarnos quién lo envía, quién es ese alguien, por qué nos lo envía, para qué lo envía, por qué en ese momento.

Ser un lector responsable exige un trabajo, y fundamental para ser un ciudadano responsable y es un valor que hay que enseñarlos desde pequeños, enseñarlo en las escuelas y promover un espíritu crítico. Si comemos porquerías tendremos un cuerpo enfermo y si solo comemos porquería informativa solo tendremos un cuerpo social enfermo.

El imperio de los mercados

El no dejar saber es una forma de dominar, y eso ocurre desde siempre, aunque hay cambiado los métodos. El dominio es más económico que político y los mercados es el brazo armado. Ya no se domina el mundo con balas y armas, pero lleva a lo mismo, a conducir a la masa a servir a unos pocos, no al servicio del bienestar de la mayoría.

¿Cómo lo hacen y por qué? Igual que se pueden utilizar par el conocimiento se pueden usar para el desconocimiento y hay grandes poderes muy interesados en producir desconocimiento, porque justo lo que no quieren es una sociedad de ciudadanos que piensen. Se quieren una sociedad de ciudadanos que consuman y no tengan pensamiento crítico.

No hay fórmula mágica contra esto, más que no dejarse arrastrar por lo inmediato y siempre hacerse muchas preguntas, porque estamos viviendo en una sociedad que no se hace preguntas, y darse cuenta de que las riendas de nuestras vidas nos corresponde a nosotros llevarlas. Si no nos hacemos preguntas y no pensamos, alguien va a pensar y decidir por nosotros.

La influencia de la tecnología. Periodismo ciudadano

La tecnología actual nos permite participar en el proceso y tener acceso a la información como jamás nunca habíamos tenido. Pero la tecnología es una herramienta solo, que puedes usar bien o mal. Tenemos que ser activos pero con conocimiento, y tratarnos lo más posible a la verdad.

Hay que tratar de ser honestos, buscar la transparencia, pluralidad, con respeto hacia el que piense diferente… etc. Si podemos basar nuestras opiniones en hechos contrastados y con una garantía de calidad es probable que tomemos decisiones adecuadas.  Si nos basamos en hechos tergiversados, desviados, contados a la mitad, es muy probable que tomemos decisiones en base a opiniones formadas equivocadas. Debemos buscar información de calidad.

Los medios españoles y el sectarismo

Los medios en España tienen avances pero también muchos retrocesos, y soy pesimista sobre todo por el sectarismo. El periodismo está mal y sufre ataques directos contra la calidad, que no puede ejercer su papel de control del poderes. Eso pasa en todos lados y está calculado para que sea así, pero en España hay una característica extra y es el sectarismo. Tienes que estar en lado u otro y se divide a la sociedad en 2 partes.

La desinformación

El periodismo es un negocio y hay una relación tan clara con el poder financiero que ya no están cumpliendo con su objetivo, sino que el objetivo es hacer negocio, y no la calidad, contribuyendo a la desinformación. Ya no sirven a la sociedad sino que se sirven de ella.

La tecnología es una buena fórmula para poner una información de calidad, pero hay un enorme riesgo de que no sea así.

¿Qué te ha parecido? Comenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: